NOTICIAS INSTITUCIONALES

Científico tucumano recibe un subsidio para continuar sus investigaciones en enfermedades neurodegenerativas

Se trata del doctor Diego Ploper, investigador del CONICET en el Instituto de Medicina Molecular y Celular Aplicada. Durante un año, recibirá el apoyo económico otorgado por la Fundación Florencio Fiorini.


Fotografías: gentileza del doctor Diego Ploper

El martes 11 de junio, en horas de la mañana, la Fundación Florencio Fiorini, en cooperación con la Academia Nacional de Medicina, premió a un conjunto de proyectos presentados por científicos argentinos que investigan en el área de las Ciencias Biomédicas. Uno de los beneficiarios del subsidio fue el doctor Diego Ploper, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en Tucumán, y especialista en el estudio de enfermedades neurodegenerativas.

El acto se celebró en un salón ubicado en el edificio de la Academia Nacional, y congregó a autoridades y decenas de profesionales del campo de las ciencias humanas y de la salud; muchos de ellos del CONICET.

Vale aclarar que desde 2004, la Fundación Florencio Fiorini y la Academia Nacional de Medicina instituyeron este programa anual que se denomina «Subsidios Florencio Fiorini para Investigación en Ciencias Biomédicas», el cual tiene por objetivo estimular a profesionales biomédicos argentinos para desarrollar en el país proyectos de investigación básica o aplicada en medicina humana. En efecto, la contribución económica otorgada a Ploper y su equipo de trabajo, el cual que se desempeña en el Instituto de Medicina Molecular y Celular Aplicada (IMMCA, CONICET-UNT-SIPROSA) permitirá que, durante un año, continúe sus investigaciones en melanoma (el tipo más grave de cáncer de piel) y su relación con enfermedades neurodegenerativas como Parkinson o Alzheimer.

Ploper es doctor en Química Biológica, y en la actualidad centra sus estudios en el diseño de nuevas estrategias terapéuticas para combatir el Parkinson. Esta enfermedad progresiva del sistema nervioso central, se origina producto del daño sufrido por las células nerviosas del cerebro (neuronas), lo que provoca una caída en los niveles de dopamina. Pérdida del equilibrio, disminución en el movimiento, rigidez o temblores corporales, son algunos de los síntomas ocasionados por este trastorno neurodegenerativo sobre el que trabaja el investigador hace unos años en el IMMCA, bajo la dirección de la doctora Rosana Chehín.